Literatur-Website von Dirk Weige
 
Startseite
Autoren
Prosa
Lyrik
Comic
PodcastPlus
Tagebuch
 
Links
Gästebuch
Kontakt
Impressum


Wollt Ihr
www.diweli.de
unterstützen?
Dann vielleicht so!


Wunschzettel

Prosa
 

Zurück zur Prosaliste
von Jaime Vázquez Hermo

 
     
  Un caballero y una triste figura
Jaime Vázquez Hermo
 
 

Era un día caluroso, como de costumbre.
A través de la meseta se encaminaba un caballero con mucho trayecto tras de sí.
Su caballo blanco, honra de un caballero, se había resistido a seguir y cayó exhausto, abandonando a su amo. El caballero hizo lo que tenía que hacer y siguió su camino sin resignación.
Había muy poca vegetación en lo que era casi un desierto y caminando a paso firme le acompañaban algunas aves que merodeando, surcaban la profundidad del cielo. Le hacían sentir menos solo.
Después de varios días de camino, ante un sol abrasador, una figura con triste solera se le acercó. Cruzándose los dos, se paró el desconocido obligando al caballero a parar.
»Aún queda mucho por caminar, caballero«, dijo el desconocido.
»¿Por qué dices eso? y, ¿quién eres tú? «
»A veces es difícil reconocer a alguien que ha estado contigo durante toda una vida. ¿Es qué no te has escuchado? ¿por qué sigues tan obcecadamente?«
»Nada está más lejos que el horizonte. Pero aún estando tan lejos tendría que seguir. Es mi honra la que dicta esta sentencia.«
»¿Honra? ¿qué es la honra sino un complemento innecesario del ser humano?«
»¿Y qué sería un caballero sin su honra sino un perro sin su dueño? Pero la jornada hay que ganarla y aún no me has contestado a mi pregunta. ¿Quién eres tú? ¿quién es ese misterioso ser que debería haber reconocido?«
»Ah, pobre diablo, ¡no soy más que tu cansancio!«
»¿Mi cansancio dices? Ahora entiendo la vitalidad que envuelve mi cuerpo desde hace unas horas y me alegro; me alegro de que no me pertenezcas más. ¿No eres tú acaso el que hace que los caminos sean más largos de lo que son? Sin ti, el camino se me hará más corto, mi meta más cerca; y, a decir verdad, el no sentirte me da más comodidad para el viaje. Algo que agradezco.«
El caballero se dispuso a seguir su camino que tanto deseaba, pero el cansancio le preguntó:
»¿No temes a la muerte?«
»¿Por qué he de temerla si no la conozco? ¿Te has muerto tú alguna vez?«
»La hermana muerte y yo somos viejos amigos. Pocas veces nos entendemos pero al fin y al cabo amigos. ¿Nunca te has aliado con tu enemigo?«
»¿De qué serviría eso? Siempre hay algo por lo que luchar.«
»Y, ¿tu honra de caballero? ¿Serviria de algo que fuese leyenda estando muerto?«
»¿Qué es la vida sino una forma más de lucha? Si no tengo nombre, no tengo honra, sin honra no soy caballero y, si no soy caballero...entonces...¿Qué sentido tiene la vida?«
»Aún estás a tiempo, caballero. ¿No es cierto que yendo más despacio se llega a cualquier sitio?«
»¡Despacio! hay tantas cosas que hacer...aún teniendo una vida de ventaja, parece a veces que es poco tiempo.«
Se miraron profundamente. Una mirada profunda que no cambiaría el destino ya prescrito.
»Lo siento, pero tengo que proseguir mi camino.« concluyó el caballero.
Y miró el horizonte, donde las montañas rojizas rompían la armoniosidad del cielo. El calor apretaba y ninguno de los dos lo acusaba.
»Hasta otra. ¡qué lo lleves bien en tu nuevo mundo!« Y sin mediar más palabra prosiguió el caballero su polvoriento y rocoso camino.
El cansancio le vio alejarse mientras su ya débil espectro se desvanecía en un mundo demasiado grande para él.
Igualmente se desvanecían sus últimos pensamientos que interpretaban la peculiar decisión de su último amo: morir hasta reventar.
No muy lejos de allí, un caballero agonizaba boca arriba contemplando exhausto el cielo. En su último suspiro le pareció ver al diablo surcando el cielo, que no era más que un buitre esperando su carroña.
Y a muy pocos metros del agonizante, se encontraba alguien que se acercaba, con mucha paciencia. Tenía un curioso vestido negro y su cara...recordaba a alguien. De haber estado allí, el cansancio le hubiese reconocido.

 
  © + Text Jaime Vázquez Hermo
Mit freundlicher Genehmigung des Autors

Kurzgeschichte aus dem Wendebuch von Jaime Vázquez Hermo:
Reflexiones de mi otro yo – Reflektieren meines anderen Ichs / Historias cercanas – Geschichten ganz nah.
Das Buch wurde 2008 herausgegeben von Jaime Vázquez Hermo beim Verlag Books on Demand GmbH, Norderstedt
ISBN 978-3-8370-4152-1

Zu hören in der 17. Folge der „Autorenlesung auf diweli.de“ - vom Autor gelesen.
 
     
 

Zurück zur Prosaliste
von Jaime Vázquez Hermo